LA IMPORTANCIA DE LAS COMUNIDADES DE IMPACTO POSITIVO

Llevo casi un 20% de mi vida hablando de coworking. De la importancia de forjar comunidades profesionales sólidas muy apegadas al territorio con capacidad de generar impacto social y económico positivo. De fundamentarlas en lazos robustos basados en la convivencia del día a día. De lo crucial que es dedicarles tiempo y recursos. Y de repente, todo cobra más sentido que nunca.

FAMILIA, AMIGOS Y COWORKERS.

La relación que se forja con alguien que ves casi a diario, con quien compartes decenas de momentos, preocupaciones y pequeños éxitos, dista mucho de ser anecdótica. Seguramente es incomparable con familia y amistades más cercanas. Pero queda muy cerca. Al menos así lo siento yo. Y no digo que en todos los espacios coworking se forjen comunidades así. Ojalá. Son “pequeños milagros” a base de trabajo y pasión. Casi siempre marcados por una buena dosis de idealismo y disfrute del éxito ajeno como propio.

METROS O TALENTO

Uno de los déficits del coworking como movimiento ha sido su falta de maduración hacia un modelo de crecimiento sostenible, más allá de ampliar metros y metros. Echo en falta propuestas basados en el talento. Y me apena que en muchos casos el progreso se haya detenido en la constitución de esas comunidades fantásticas pero que no generan todo el impacto social y económico positivo que podrían causar en su entorno. Es algo así como comprarse un coche después de mucho tiempo ahorrando y no sacarlo del garaje. Cada día que pasa sin que esas redes exploten su máximo potencial de colaboración, supone una pérdida de oportunidades en el camino del desarrollo.  De un desarrollo hacia el mundo en que nos gustaría que vivieran nuestros hijos: sostenible, colaborativo, eficiente, creativo, ilusionante…

LA NAVAJA SUIZA DE LAS PEQUEÑAS CIUDADES

Estamos hablando de disponer en un ámbito geográfico muy acotado una red de profesionales, fundamentalmente freelancers y microempresas, que aglutinan talento y pasión a partes iguales. Personas accesibles, conocedoras de su entorno, capaces de transmitir y aplicar conocimiento técnico en cualquier campo. Sin alardes. Con proximidad. De forma efectiva. Es como disponer de una navaja suiza para empezar a abordar los retos del desarrollo local. Sí, sí…esos con los que nos topamos cada día y que no van a solucionarnos las empresas del Ibex, sobre todo en las pequeñas ciudades. Y muy especialmente en momentos como estos, en los que redes como las de Genion, funcionan como canales directos y fiables para dar respuesta a todo tipo de retos en estrecha colaboración con los ayuntamientos. Me emociona ver cuantas cosas transcendentales están sucediendo gracias a conexiones nacidas bajo nuestro techo. Tenemos la obligación de ayudar a tomar conciencia a estas redes de su potencial, y a poner las herramientas necesarias para ello.

¿QUÉ SE PUEDE HACER AHORA?

Por donde empezar… Apenas llevamos unos días en casa y uno de los temas más abrumadores es el exceso de información. Por ejemplo, los grupos de Whatsapp son una fuente de datos dispersos y dudosos. Podemos hacer un gran bien a nuestra comunidad recopilando y filtrando información útil y de ámbito local. Y creando canales específicos para estar en contacto con cada una de esas personas, con sus dramas particulares a cuestas. Como gestores tenemos acceso a información valiosa. Necesidades y oportunidades.  Pongamos los medios para conectar nuestra comunidad con el comercio local. Acerquemos la transformación digital a los rezagados. Identifiquemos los perfiles relacionados con diseño e impresión 3D o cualquier tecnología que pueda ser de ayuda. Busquemos soluciones creativas a los retos que se van generando con la ayuda de perfiles especializados. Escuchemos qué necesitan las instituciones y pensemos qué  van a precisar en el medio plazo. Hablo de solidaridad propia del momento y también de oportunidades para crecer en un entorno líquido.

LA ECUACIÓN DEL IMPACTO POSITIVO

En 2015 tuve la oportunidad de escribir un post («La ecuación del coworking«) para una revista online especializada en coworking sobre esos ingredientes. En resumen, se trataba de unir talento, confianza y colaboración para generar innovación y desarrollo. Hoy lo llamaría impacto positivo, pero el objetivo es el mismo. El talento y la confianza se encuentran en el seno de multitud de espacios de coworking, pero los mecanismos de colaboración y su enfoque hacia proyectos que mejoren nuestro entorno son la asignatura pendiente. Pero en el seno de unos acontecimientos que no sabemos hasta qué punto van a modificar nuestro mundo, es imprescindible ponerse manos a la obra.

COWORKING Y COOPERATIVAS: 2 momentos WOW.

Descubrí el coworking hace unos 7-8 años. Fue mi mayor momento WOW a nivel profesional. Pero hace poco volví a experimentar una sensación parecida… mi segundo momento WOW profesional; el encaje perfecto de una fórmula societaria casi desconocida en los entornos de trabajo colaborativo: las cooperativas de trabajo asociado.



UNA CUESTIÓN DE VALORES

Para comprender bien esta conexión hay que remontarse a 2012 cuando la mayor fuente de información sobre este tema era la Coworking Wiki, un foro internacional abierto donde unos cuantos locos del coworking plasmábamos ideas, consultábamos dudas y compartíamos recursos útiles. Aquí se comenzó a hablar del Coworking Manifesto, una síntesis de los valores de esta nueva forma de trabajar que fue respaldada por buena parte de los gestores de espacios a nivel mundial en ese momento. Esto era lo esencial:

1. Colaborar en vez de competir. Incluso es posible competir colaborando.

2. Comunidad en vez de agendas. No hace falta buscar fuera lo que tenemos a nuestro lado.

3. Participar en vez de observar. La acción de los demás te invita a ser mucho más dinámico.

4. Hacer en vez de decir. Los hechos perduran más que las palabras.

5. Amistad en vez de formalidad. El trato diario permite crear lazos muy fuertes.

6. Atrevimiento en vez conformidad. Trabajar en entorno abierto estimula tu rapidez de reacción.

7. Aprendizaje en vez de expertos. Todos tenemos mucho que aprender.

8. Personas en vez de personalidades. Todas las personas deben tener su momento.

9. «Ecosistema de valores» en vez de «cadena de valores». Los valores por encima de la competitividad.

Además de este Manifesto se hablaba de estos valores como los esenciales del coworking:

1. COMUNIDAD. Buena parte de las ventajas de esta forma de trabajar vienen por formar parte de un grupo de personas con intereses afines.

2. APERTURA. Un espacio coworking debe ser un espacio permeable a su entorno.

3. COLABORACIÓN. Un buen espacio coworking es aquel en el que sus miembros son una potente red de colaboradores.

4. SOSTENIBILIDAD. Un gestor persigue alimentar y dar continuidad a la actividad del propio espacio, pero también de sus coworkers por lo que una de sus funciones es dotarlos de herramientas que los haga más fuertes.

5. ACCESIBILIDAD. Esta forma de trabajar es para todo tipo de personas. Incluso perfiles con pocas habilidades sociales. El coworking facilita el crecimiento a nivel personal.



¿QUÉ ME CAUTIVÓ DEL COWORKING?

De forma pasional: la seguridad de estar ayudando a mejorar los entornos locales promoviendo esta forma de trabajar tan cargada de valores.

De forma racional: la obviedad de que esta era la fórmula de trabajo que mejor se iba a ajustar al nuevo paradigma laboral; basado, cada vez más, en perfiles freelance que se van habituando a trabajar en red y que, cada vez en mayor proporción, persiguen vivir de aquello que les apasiona.

Pero en ese punto en el que el autónomo llegaba a estos entornos de trabajo y comenzaba a trabajar en equipo había algo que no encajaba bien. Las fórmulas más conocidas no siempre se adaptaban bien. Por ejemplo: un grupo de autónomos que trabajan unidos para un cliente en un proyecto se tienen que organizar para facturar, asumiendo además a nivel personal cualquier tipo de responsabilidad que pudiera surgir… O, por ejemplo, en una S.L. el administrador se suele ver obligado a pagar una cuota de autónomo un 50% superior al de la base mínima y la incorporación de otros socios trabajadores es costosa de una forma o de otra… por lo que, muy a menudo, no se formaliza adecuadamente. Estamos hablando, en su mayoría, de proyectos empresariales en sus primeros años que no siempre cuentan con todos los recursos que quisieran.

Como decía… faltaba algo. Una fórmula bajo la cual agrupar a perfiles freelance acostumbrados a trabajar de forma colaborativa y democrática, asumiendo como propios los valores del coworking. Teníamos la sospecha que esa fórmula existía. Pero, a veces, necesitas que se te cruce la persona adecuada para hablarte de ello.

Y así fue, el segundo momento WOW de mi vida profesional. La herramienta: las cooperativas de trabajo asociado… con “solamente” algo más de un siglo de historia. Además de ser una fórmula con innumerables ventajas fiscales y económicas (de las que hablaremos en otro post) resulta estar dotada de un catálogo de valores increíblemente afines con los mencionados anteriormente:

  1. Adhesión voluntaria y abierta. Al igual que en el coworking, todo tipo de persona es susceptible de formar parte de una cooperativa.

  2. Gestión democrática por parte de los socios. Exactamente igual que la mayoría de personas que aúnan su talento para iniciar una nueva andadura empresarial y que toman decisiones importantes de forma democrática.

  3. Participación económica de los socios. Todos contribuyen por igual en la aportación de capital necesaria.

  4. Autonomía e independencia. Aunque se obtengan acuerdos o recursos de forma externa, los socios de una cooperativa deben mantener el control democrático de la cooperativa.

  5. Educación, formación e información. Está en el ADN de las cooperativas formar a sus socios e informar sobre su forma de funcionar. De forma muy similar a como se promueve el conocimiento en los espacios de trabajo colaborativo.

  6. Cooperación. Se fomenta la colaboración con otras cooperativas y el trabajo en red con ellas. ¡Bingo!

  7. Interés por la comunidad. Las cooperativas son fórmulas intensamente vinculadas al desarrollo local.

A veces nos empeñamos en buscar nuevas soluciones a los nuevos problemas… cuando bastaría con mirar atentamente a lo que nos rodea. Y es que, a pesar de lo novedoso de los entornos de trabajo colaborativos, hemos encontrado una «vieja solución» que se adapta como un guante a esta «nueva situación«.

Programa cofinanciado por la Consellería de Economía de la Generalitat Valenciana, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y el Fondo Social Europeo: «El Fondo Social Europeo Invierte en tu Futuro».

 

 

TODOS QUIEREN SER COWORKING

Así fue la Coworking Spain Conference 2018.

Esta séptima edición de la Coworking Spain Conference ha sido impactante. Pasados los primeros años donde la sensación de ser pioneros era la predominante, los últimos encuentros no terminaban de marcar un rumbo claro. Pero ahora no hay duda, el coworking se ha hecho mayor… y todos quieren ser coworking.

Así nos lo transmitía ya Antonio González, CEO de Impact Hub Madrid, quien reconocía también cierto distanciamento sobre el concepto «coworking» durante unos años. El futuro del trabajo precisa nuevos modelos, donde las comunidades son importantes, pero también lo son la flexibilidad y la diversidad de los servicios que ofrecen. El crecimiento del sector va, en buena parte, de la mano de potentes inversiones inmobiliarias pero también nos recordó los valores plasmados en el Coworking Manifesto, para no perder su capacidad de «transformación masiva».

Manu Zea, fundador de Coworking Spain, nos lo ha dejado claro también. Sus estadísticas son demoledoras: durante el último año, más de 1.500 espacios en España con una previsión para 2018 de más de 650.000 m2 y una concentración importante en manos de grandes operadores; sobretodo en Madrid y Barcelona. Al margen de los players principales SPACES, UTOPICUS y WEWORK, son referentes en Madrid URBANCAMPUS, THESHED.CO, IMPACT HUB MADRID, CINK EMPRENDE y THE LOOM HOUSE. Y en Barcelona: CREC, BETAHAUS, CLOUD, ATICCO, ONE CO WORK y TRANSFORMA. En su repaso final de noticias de los últimos 12 meses, destacar la compra de Utopicus por parte de Colonial, el cierre de Cosfera y la irrupción de espacios coworking ofrecidos por entidades financieras e incluso cadenas de restauración…

Pier Paolo Mucelli, de eOffice ratificó las tendencias poniendo el foco en Londres, ciudad que está anticipando lo que ocurre en las grandes ciudades españolas en el ámbito de los nuevos espacios de trabajo. Allí, en 2017, el coworking supuso ya el 20% de todo el mercado de oficinas de alquiler. Pero ojo, los grandes operadores siguen manteniendo un % elevado de oficinas privadas (despachos). Muy interesante también las diferentes vías en la que se está especializando el sector. Por ejemplo, de la mano de la mítica discoteca Ministry of Sound que en breve inaugurará su propio coworking enfocado al mundo de la música.

Pauline Rossell, de Coworkies, nos habló del futuro y parece que la tendencia mundial del trabajo freelance es imparable. Esto supone mayores oportunidades todavía para crear espacios en los que no sólo se generan negocios sino que se crean pequeñas sociedades conectadas, dinámicas y muy conscientes cultural y socialmente. De nuevo se habló del «Workspace as a service» que supone integrar todo tipo de servicios que puedan necesitar profesionales y empresas en cuanto a su lugar de trabajo y actividad: personalización de mobiliario, seguridad, asesoría , alimentación…. Marta Gracia, de Cloud Coworking, también profundizó en el concepto de «Space as a Service» orientado a grandes empresas que establecen sus equipos en espacios de este tipo con un elevado grado de personalización.

Con una visión similar nos habló Eduardo Diego de Sun&Co, uno de los espacios de coliving más activos a nivel nacional. En su charla hizo hincapié en la importancia de aportar valor a sus coworkers apostando por la creación de una comunidad fuerte. Al tratarse además de un perfil con un alto grado de movilidad, es más importante todavía reforzar lazos y sentimiento de permanencia, incluso cuando no se encuentran trabajando en el espacio.

Muy interesante también la exposición de Javier Esteban sobre los ecosistemas digitales que suponen los espacios y comunidades coworking. Impresionantes los ejemplos de Station F y Downtown Project y muy acertada su recomendación para todas las personas que conviven en este tipo de entornos: «Cuando bebas agua, recuerda la fuente».

La tarde del jueves tuvo dos vertientes muy diferenciadas, un enfoque puramente inmobiliario a cargo de Jorge Zanoletty de PropTech Lab y José Antonio de Pedro de Rialto Capital y otra, con un componente social importante, de la mano de Ruba Nemekh de Porto I/O y África Rodríguez de Espacio Arroelo.

Sin duda, ha sido la edición en la que han intervenido más profesionales del sector inmobiliario. Ellos han destacado el papel de WeWork en el cambio de percepción por parte de los grandes operadores. En estas sesiones se compartieron datos de inmenso valor para comprender lo que está pasando en las grandes capitales respecto al mercado de oficinas y su reorientación a los servicios. Factores como la flexibilización del trabajo y próximos cambios en la normativa contable europea hacen pensar que la tendencia continuará. También pudimos saber algo más acerca de la lógica con la que operan los fondos de inversión en las operaciones relacionadas con coworking.

Ruba Nemekh nos habló de su espacio I/O en Oporto, dejando clara su orientación a conseguir una comunidad feliz y conseguir un impacto positivo en su ciudad. África de Arroelo, siempre generosa, nos contó su experiencia conectando con espacios internacionales gracias a diversos proyectos europeos: Job Shadowing en Erasmus Plus y K2, Creative Hubs y el programa de intercambio Peer-to-peer, European Coworkings EOI… Y todo esto junto al desarrollo de proyectos nacidos en Arroelo que nos han inspirado a todos. Mención especial a su capacidad de emocionar a los presentes (y a los ausentes) haciendo un llamamiento a mantener esa libertad que siempre ha caracterizado a los gestores de coworking. Gracias África.

Philippe Jiménez, Director General de Regus y Spaces España, nos sorprendió con un mensaje muy centrado en la felicidad de las personas y en la creación de comunidades. También argumentó las causas del giro tan importante de empresas como Regus hacia esta forma de trabajar, causado por los profundos cambios en el estilo de vida, tecnología, flexibilización de los costes  y una economía más intensiva en conocimiento. Sin duda, una de las charlas que levantó más polémica. Probablemente por uno de los temas clave que apuntaba Marc Navarro de Utopicus a continuación: la lucha por la propiedad de un concepto que lleva muchos años entre nosotros pero que están empezando a abanderar los recién llegados más grandes. Siempre agudo Marc nos invitó a reflexionar sobre la pasividad de los espacios más veteranos durante los últimos años, a poner el foco y a buscar oportunidades en zonas con gran calidad de vida. Suerte Marc en tu nueva etapa.

En la recta final, turno para conocer más sobre una de las noticias del año: el cierre de la COsfera de Miguel Ángel Calero. Preciso y sin tapujos nos explicó en una divertida presentación su evolución personal hasta descubrir que, en un momento dado, lo que estaba haciendo suponía un freno a los proyectos que quería desarrollar y la forma en la que quería vivir. Definió a los gestores como esos celestinos y conectores de personas felices. Y puso en valor la enorme cantidad de información que manejan que, en ocasiones, es complicada de gestionar eficientemente. También habló de StarWars y fuerzas oscuras… y cerró su sesión contándonos que el coworking, al menos para él, no es para siempre.

Era el turno de uno de los protagonistas de todos los corrillos: Rafa de Ramón, fundador de Utopicus, vendida a Colonial en otoño de 2017 con grandes planes de expansión en toda Europa (ver noticia) y que ha fichado a varios de los gestores más reconocidos en Madrid y Barcelona, como Marc Navarro, Edu Forte y Javier Esteban. En un formato «todos contra uno» Rafa respondió a todo lo que le llegaba. Nos contó desde los 40.000m2 de coworking con los que van a terminar el año hasta la forma en la que comercializan, el tamaño de las comunidades y los espacios, la importancia de la ubicación… Bueno, nos contó todo menos la cifra por la que vendió Utopicus.

Javier de Timoteo de  Nidus39 y especialmente Joana Carvalho de Dinamo 10 pusieron el foco en cómo han convertido los servicios y la mentorización en un eje fundamental en sus espacios. Curiosa la evolución de la autodefinición de Dinamo 10, desde Cowork en 2011 hasta Creative Business Habitat en 2017. Joana  reconoce que, como generadora de innovación, se obliga a ir un paso por delante y el espacio pierde importancia.

La Conference terminó con la participación de Ryan Chatterton hablando de tecnología en los espacios de coworking y una divertida sesión conjunta con Alberto Pérez Sola (workINcompany), Carles López (CREC), Edu Forte (Utopicus ) y Marta Gracia (Cloud coworking)  en la que se expusieron problemas del día a día – falta de higiene, impagos o problemas relacionales entre la comunidad – y cómo los hubieran solucionado cada uno de ellos.  Tras esto, como colofón final, la tradicional y multitudinaria foto de equipo con asistentes y ponentes.

En definitiva, la evolución del mundo del coworking en estos últimos 12 meses en España ha sido vertiginosa. El aterrizaje de los grandes operadores internacionales ha desatado una carrera por liderar esta forma de trabajar. Colonial, de la mano de Utopicus y el gran equipo de gestores que está formando, está muy bien posicionada. De otra parte, los espacios medianos más veteranos deben reaccionar y evolucionar poniendo en valor su experiencia, vigilando muy de cerca el mercado inmobiliario. Recordemos, por ejemplo, el caso de Alex Hillman quien se vió obligado a abandonar su espacio por una subida disparatada del precio de alquiler que se resolvió con un nuevo coworking y con una respuesta unánime de su comunidad. Sensaciones, por tanto, dispares al comprobar que algo que muchos de nosotros comenzamos como una visión a largo plazo se consolida. Incertidumbre, a su vez, en que inicialmente en las grandes ciudades algunos de los espacios con más solera puedan verse amenazados.

Pero si algo nos han dado estos años de experiencia como gestores, son recursos para ayudar a las personas con talento que forman nuestras comunidades y tejer redes de colaboración increíbles. Sin duda ingredientes para seguir siempre por delante. Algun@s ya lo han entendido. Otr@s están en proceso.

No dejes de contactarme si te ha parecido interesante el artículo. Diego Tomás.

Bienvenid@s a la ciudad emprendedora

LA CIUDAD EMPRENDEDORA

Los espacios de trabajo colaborativo se han convertido en pieza clave de la ciudad emprendedora. Pero, empecemos por el principio.

¿QUÉ SON LAS CIUDADES EMPRENDEDORAS?

Son localidades que usan sus recursos eficientemente, alineando objetivos de agentes sociales y económicos, públicos y privados, en el ámbito de la generación de oportunidades de futuro. Sus Ayuntamientos, con la colaboración de todas las instituciones públicas posibles, impulsan planes que capacitan, mentorizan y tutorizan los proyectos que nacen de esas iniciativas. Lo hacen de forma recurrente y a largo plazo. Crean automatismos, dinámicas y puntos de encuentro para introducirlos en el entorno del tejido empresarial tradicional. Y ahí se produce la magia de la consolidación en unas y de la modernización en las otras.

Pero estas ciudades a su vez, precisan de una serie de condiciones previas. Un verdadero ecosistema emprendedor…

BASES DE UN ECOSISTEMA EMPRENDEDOR

  1. Políticas Públicas que acompañen la generación de oportunidades y faciliten los inicios.
  2. Madurez institucional, que permita identificar agentes vinculados al emprendimiento y el talento para trabajar alineados, y no en permanente competencia.
  3. Desarrollo empresarial suficiente para detectar los sectores en los que se quiere enfocar el desarrollo local.
  4. Cauces de financiación, no sólo bancaria, fruto de impulsar la cultura de inversión privada.
  5. Formación práctica del talento hacia la cultura empresarial y el emprendimiento. Advirtiendo de sus riesgos y sus oportunidades.
  6. Entorno socioeconómico favorable que estimule el emprendimiento por oportunidad, y no sólo el que se realiza por necesidad.
  7. Cultura empresarial y social que premie la innovación y la creatividad. Que estimule la visión global y la agilidad en las operaciones. Que valore la responsabilidad social, el aprendizaje constante, la aceptación del fracaso y que considere la colaboración como ingrediente fundamental.

ESPACIOS COWORKING COMO EJES DE LA CIUDAD EMPRENDEDORA

Los espacios de coworking, tanto de caracter público como privado, ( coespacios, workspaces, hubs, espacios de cotrabajo o trabajo colaborativo…) tienen todos los ingredientes para convertirse en el eje vertebrador de la ciudad emprendedora .

  1. Su función como punto de encuentro permite conectar el mundo de las startups, emprendedores y profesionales incipientes con empresas consolidadas.
  2. La actividad formadora permite agrupar contenidos  innovadores orientados a personas con inquietudes empresariales, lo cuál también ayuda a detectar y potenciar talento.
  3. El dinamismo de sus gestores aporta nuevas oportunidades de colaboración y crecimiento a los agentes involucrados. Son además garantes, junto a los técnicos locales, de la consistencia a largo plazo de estas redes que se van tejiendo contacto a contacto

     

Los espacios de trabajo con experiencia, que han trabajado intensamente con su entorno, generando impacto con sus acciones, se van a convertir en agentes clave dentro de estas ciudades emprendedoras. Por su capacidad integradora, por su sensibilidad social, por su contacto con el tejido emprendedor. Y porque su visión global les ayuda a conocer permanentemente proyectos que han tenido éxito en otras partes del mundo.

Está en estos gestores la responsabilidad de profesionalizar sus propuestas y en las administraciones tener la apertura de miras necesaria para hacer las cosas mirando al futuro. En muchos lugares este cambio ya está ocurriendo. Que no te lo cuenten. 

 

Diego Tomás

Consultor de espacios coworking

Mentor en finanzas y modelos de negocio

 

IMPACTO SOCIAL DESDE ESPACIOS COWORKING

ALIANZAS CLAVE PARA GENERAR IMPACTO SOCIAL

Los espacios coworking pueden convertirse en herramientas transformadoras para mejorar nuestro entorno y generar IMPACTO SOCIAL. ¿Con quién aliarnos para conseguirlo? Cualquier agente económico o social de una ciudad es un aliado potencial, y con todos pueden surgir opciones de colaboración. Pero si estás comenzando tu actividad, te propongo contar con estos para empezar: ASOCIACIONES, MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y AYUNTAMIENTOS.

ASOCIACIONES.

Las hay de todo tipo, pero hay potencialidades especiales con las de empresarios, comerciantes, asistenciales y algunas temáticas o relacionadas de algún modo con el emprendimiento.

¿Cómo localizarlas y entrar en contacto con ellas?

En las web de los ayuntamientos suele haber directorios con datos de contacto de todas ellas. Aprovecha los eventos que organicen para conocer como funcionan realmente y qué ambiente se respira.

¿Cómo colaborar?

Lo más adecuado es elegir aquella que más se ajuste a tus inquietudes e involucrarte en ella.

¿Qué te aportan?

Amplías tu red y la de tus coworkers con esa asociación. Y si consigues representatividad te aporta credibilidad adicional para relacionarte con otros agentes. Te permiten un desarrollo personal y profesional adicional.

¿Qué tipo de proyectos se pueden compartir con ellas desde tu espacio coworking?

Las asociaciones de empresarios tienen buena tracción con los eventos, bien formativos o de networking. Suelen organizar proyectos para emprendedores. Muy interesante la labor de AJE Asturias en el Talud de la Eria.

Las de comerciantes pueden ser aliadas para poner en marcha proyectos formativos que generen mucho movimiento, pero tienen necesidades muy específicas en temáticas y horarios.

Las asociaciones de vecinos pueden estar abiertas a proyectos de desarrollo local que cubran necesidades concretas.

Las asistenciales tienen un gran potencial para canalizar inquietudes solidarias de coworkers. Hay casos muy interesantes como  Sinèrgics,  caso pionero en coworking de retorno social.

NUESTRO CASO: JOVEMPA es la asociación de Jóvenes Empresarios de la Provincia de Alicante (AJE Alicante). Entré en la asociación por mi voluntad de ayudar a quienes intentan comenzar una nueva actividad. Y enseguida tuve la oportunidad de convertirme en presidente comarcal (Jovempa Vinalopó). Me ha permitido a conocer como funcionan diferentes administraciones locales, organizar eventos, entrar en contacto con grandes empresas, talento jóven y otras asociaciones. A pesar de la trayectoria de nuestro espacio, hay foros de máximo interés donde una empresa privada no tiene cabida y gracias a esta asociación puedo participar y exponer la filosofía colaborativa en lugares donde normalmente no tiene acceso.Una experiencia muy gratificante fue la organización de los premios provinciales en 2015: Link vídeo Premio Jovempa 2015.

MEDIOS LOCALES.

Parece algo obvio que los medios de comunicación son multiplicadores de la actividad que realizamos, pero la relación con los medios puede ir más allá del envío periódico de notas de prensa. Además de prensa escrita, radio o televisión, parece claro tener en cuenta a los influencers online de la región.

¿Cómo entrar en contacto?

Es difícil pasar de llegar a ser un objeto de noticia puntual a establecer relación más cercana. Credibilidad y constancia son el mejor aliado. La representatividad en cualquier tipo de asociación puede facilitar la labor.

¿Cómo colaborar?

Un contenido innovador siempre es interesante para un medio local, pero siempre puede haber otras opciones de colaboración. Se trata de investigar posibilidades y no tener miedo a realizar propuestas win-win.

¿Qué te aportan?

Un multiplicador para difundir tus acciones, y ayudar a generar ese impacto social. También  sirve para dar valor añadido a tu espacio y a tus coworkers.

NUESTRO CASO: SER COWORKER. Probablemente el primer espacio semanal, con sintonía y todo, dedicado a un coworking. Una semana en el Hoy por Hoy local y la siguiente en la Ventana. Objeto de una colaboración entre Radio Elda Cadena Ser y PBC Coworking. Unos minutos para destacar la labor de coworkers emprendedores, revisar agenda o hablar sobre herramientas útiles…

AYUNTAMIENTOS.

La administración local es un eje vertebrador de las ciudades. Uno de los agentes económicos y sociales más relevantes de cualquier población. Pero necesita personas y otros agentes que persigan la mejora del entorno para hacerlo realidad conjuntamente. Y hay factores que no ayudan , que por suerte no siempre se producen, como el exceso de burocracia, el personal desmotivado o los intereses políticos. Pero el enfoque es bastante diferente dependiendo de si nuestro interlocutor es un funcionario o un político.

¿Cómo entrar en contacto?

Un gestor de un espacio coworking debería tener acceso a técnicos y políticos de su área, tanto por cauces formales como encuentros en eventos. Y más frecuentes todavía si se demuestra esa voluntad transformadora a través de una asociación. El trabajo con entes colectivos suele está mejor visto desde el ámbito público, aunque los fines sean los mismos. De nuevo la constancia y la participación en la vida pública local influyen en el nivel de credibilidad.

Los técnicos/funcionarios suelen estar saturados de trabajo. Eso suele ser causa frecuente de no estar receptivos a nuevos proyectos. Y menos si son de difícil comprensión o encaje en su rutina diaria. Pero son los que mejor conocen las instituciones por dentro. Son claves para resolver las cuestiones burocráticas.

Los responsables políticos responden a veces a intereses más complejos. Por suerte hay personas con gran vocación de servicio, pero dependiendo del caso concreto, la política o la inexperiencia, puede tener un peso excesivo. Por otro lado, si los proyectos nacen con apoyo político, es más fácil encontrar soluciones. Incluso financieras, aunque sean indirectas.

¿Cómo colaborar?

Detectar las debilidades del área en la que se pretenda colaborar y realizar propuestas claras, innovadoras y de impacto medible. Si hay componentes de innovación noticiables que atraiga a los medios, mucho mejor. De nuevo, en las relaciones con la administración a veces se penaliza la labor de las empresas, que se quedan fuera de foros de debate interesantes.

UN CASO PRÁCTICO: Elda Coworking es el coworking público de la ciudad vecina de Elda. Sus gestores han sido de los pocos en participar en foros como la CwSC. Se trabaja conjuntamente con PBC para fomentar la actividad de los coworkers y la filosofía coworking en las localidades de Elda y Petrer para poder generar mayor impacto social. Link a la noticia.

UN CASO PRÁCTICO: PetrerEmprende nace como una lanzadera de ideas. Un proyecto definido entre PBC Coworking y la concejalía de desarrollo económico de Petrer y la involucración de varios agentes (universidad, centro tecnológico, jóvenes empresarios, caja de ahorros local…). Se ha potenciado la conexión entre los participantes y supone parte el comienzo de una estrategia más amplia respecto al emprendimiento local. Link PetrerEmprende.es.

¿Aguna pregunta? No dudes en contactarme a través del formulario.

“Si quieres llegar lejos…viaja acompañado”.

 

Diego Tomás

Consultor Espacios Coworking

Mentor en finanzas y modelos de negocio